jueves, 8 de noviembre de 2012

Documentarse a veces puede ser divertido

Pero principalmente es un señor coñazo cuando el libro no te habla de lo que buscas, sino de no sé qué monje que le dio por copiar leyendas. Y a ti la vida del monje no te interesa. Lo siento mucho por el hombre, me parece que hizo un aporte de valor incalculable, pero trepidantes, lo que se dice trepidantes, sus asuntos no lo son.

Sin embargo, diré que me lo estoy pasando particularmente bien buscando información para changeling, en el folklore celta (que por cierto, NO sabéis la cantidad de cosas que hay en Harry Potter que son de la mitología céltica...). Hay muchas cosas que no querré adaptar y otras que me las inventaré por completo, y aún así, también hay otras muchas que pueden plantar semillas de la futura idea que acabaré escribiendo.
Y en verdad es complicado, porque ¿Qué es un hada?

Sabemos lo que consideramos que puede ser hoy en día para las películas infantiles, a las que se ha reducido prácticamente su dominio. Y pensamos en Campanilla, o en chicas muy guapas vestidas de rosa, con alas de mariposas que brillan en la oscuridad, destilan femineidad y destellos por cada poro de su piel. A ser posible, con tules y varita de estrellas. Son buenas, son majas, bajitas y por lo general, ayudan a la gente que les pide ayuda.
No es eso lo que han sido siempre, desde luego.
Si algo he aprendido de leer cuentos celtas es que tiene una probabilidad más alta de que te saquen un ojo, te roben, te ahoguen, quemen tu casa o secuestren a tu hijo de que te cosan un vestido y te ayuden a conquistar al príncipe.
Sin contar con su posible derivación de figuras como las de Lamia, que estarían muy vinculadas a lo que es el Changeling (intercambio de una persona por otra, no sólo con niños, sino también con gente que consideren por algún motivo "especial")
Si te cruzabas con un hada, era segura una cosa: no te ibas a quedar igual. Y ya podías tener cuidado con tu lengua irrespetuosa, o podía costarte bastante la descortesía. Lo que más me fascina es lo arbitrario de las reacciones de las hadas, su forma de ver el mundo totalmente distinta de la nuestra, y es un poco lo que quiero reflejar, además de construirles un mundo sólido con el que uno se pueda sentir igual de fascinado, a la vez que aterrorizado, como los propios niños protagonistas de la historia.
Encuentro una dificultad extra en el hecho de que TODAS las subclases de criaturas que pensaba utilizar en changeling son MUY parecidas: Gañanes, traviesos, gamberros, suelen carecer de malas intenciones a pesar de poder ser bastante dañinos con sus trastadas. De pequeña estatura. El hecho de ser verdes o no, eso ya lo dejan un poco al gusto del lector. Y supongo que en esa parte, me tocará a mí distinguir a un Brownie de un kobold, de un blue-cap de un bogy o un goblin y un leprechaun...
Así como no me ayuda que tenga treinta mil divinidades para una misma cosa a veces.
Me hago más o menos a la idea con lo que voy leyendo y trato de exprimir los detalles al máximo.
Pero a su vez, esta libertad me hará diferir de la tradición y espero que no sea una licencia muy excesiva (como lo será seguramente el que instituya a los elfos como una subclase no-nobiliaria de lo que son el resto de hadas, y a las hadas diminutas y brillantes como Pixies, que a su vez tendrán diversas ramas).
Y si lo es, mala suerte. Que soy escritora, no folklorista.

En resumen. Va a ser algo que no podía hacer con otras novelas (Silverdust, Sangre y chocolate, incluso Old Glory en su primera etapa) que se atenían relativamente a ciertas normas. Ahora lo que existe y lo que no lo voy a decidir yo, y no va a haber muchos límites, sino simplemente estímulos por parte de la cultura celta en general, de la griega y un poco, quizás un poquito, del cine. Así que... manos a la obra.





7 comentarios:

Hitos dijo...

No tengo ni idea de cuanto folclore celta hay en Harry Potter, pero sí sé que aparecen varias criaturas del folclore inglés.
Yo me quedo con las hadas de Guillermo del Toro, Campanilla se ha convertido en algo demasiado "disney".
Documentarse es de las tareas más aburridas en lo que a escribir se refiere XD, o eso creo.

Misery dijo...

Las de Guillermo del Toro serían de hecho las más parecidas al folclore en sí (incluso hace muchas referencias a los tuatha Dannan en Hellboy con Nuada (aunque eso es más bien cosa de Mignola y sus cosas con los mitos y leyendas xD... ¡pero la peli la dirige él!) y en mi opinión, una de las pocas referencias cinematográficas que tendré en cuenta a la hora de escribir (si bien no va a notarse porque soy terriblemente manta haciéndolo...)

¡Muchas gracias por comentar! :)

Semi_Lau dijo...

Tú ahí, metiéndonos más ganas de leer Changeling para ver con qué nos sales >_<
Pues sí que te documentas, sí. Es cierto que los seres mágicos de las leyendas y las mitologías suelen tener un toque oscuro y malvado, a veces sin pretenderlo realmente :o

Carlos J. Eguren dijo...

Doña, muy buen post.

Hace unos años escribí una historia donde se mezclaban personajes de varios cuentos, creo que te lo conté, y documentarse fue muy divertido. Disfruta haciéndolo.

Me has dado la idea de que el próximo "Sobre lo que estoy escribiendo" sea también sobre la documentación. A ver cómo se me ocurrió escribir 3225 páginas y documentarme algo para ellas.

En cuanto a las hadas, me cae bien Campanilla, aunque la del libro. La de las películas de Disney la han ido volviendo una pija cursi a pasos agigantados.

Y las de Guillermo del Toro que apuntaba Hitos me encantan. Temo que si escribo algún día sobre ellas, tiraría por una mezcla extraña: hadas rubias y celosas que se comen a la gente. xD Creo que eso te lo puedes encontrar en una discoteca.

En fin, me largo ya y no deje de teclear =D

Misery dijo...

Semielfa: En realidad creo que podría ser lo más juvenil que he escrito hasta ahora (dentro de lo que cabe). Hay malos temibles y aterradores, pero también es más suave. Sin embargo, eso, me gusta que ya que son en cierta forma la figura "antagonista", o no, que tengan ese tinte más oscuro.

Carlos Javier: Sí me suena, sí, de que hemos hablado de ello. Y a ver si me paso y leo la susodicha entrada. Lo ciertoe s que documentarse es muy duro, pero gratificante. Sin embargo, siempre te deja la sensación de que no sabes lo suficiente sobre el tema.

Hitos dijo...

Carlos, es que esas hadas en concreto molan mucho XDD

Por cierto Misery, mientras me dedicaba a mirar entradas antiguas, me ha surgido una duda exitencial y no descansaré hasta saber la respuesta (aunque sospecho que ya la sé) ¿Vives en Granada?

Misery dijo...

Sí, vivo en Granada. Está infectada de escritores, parece ser.