jueves, 29 de noviembre de 2012

Changeling: Las hadas (I)


(Música épica ftw)

Sí, porque Changeling se compone de dualidades en toda su extensión (teniendo en cuenta que el nombre del segundo capítulo es "Los dos hoteles" en un homenaje especial a mi propia infancia...), y principalmente se nota en dos ámbitos: Las hadas y los niños.

Debería empezar a hablar de los niños, pero en vista de que ando enfangada con las razas (quizás sea más políticamente correcto usar "etnias"... pero no, un goblin y un leprechaun, no sé yo...) que hay en Changeling, casi que mejor hago referencia en primer lugar a las hadas.
Debo de reconocer que es MUY divertido escribir de ellas. Y aunque "escribirlas" en sí me está frustrando a niveles que no puedo expresar usando meras palabras, inventarlas es un deleite. Para empezar, porque informándome un poco sobre la mitología celta he destapado un filón increíble que estoy respetando más bien poco a la hora de dar forma a esa sociedad feérica. Pero qué cojones, no quería hacer un fiel retrato céltico, ya lo dije, y además, me sentiría poco original.
Así que cojo tal nombre, me fijo vagamente en la descripción, y el resto es manipular, dar pinceladas de color, quizás esto no pegue, esto otro sí, esto sería genial si pudiese ser así y... ¿quién ha dicho que no pueda?

Así que finalmente me he visto envuelta en una de mis actividades preferidas: crear mitos y sociedades inventadas que luego repercutan en los personajes y su manera de ver un mundo, que no es el nuestro, sino trocado en algo distinto (ni peor, ni mejor, distinto. No busco utopías ni tampoco un escenario apocalíptico. De eso último tiene algo Old Glory y sus cosas raras de Western/post-apocalíptico. Los que sólo habéis leído de Old Glory y no me habéis escuchado hablar del argumento con libertad os estaréis preguntando de qué narices hablo).

El caso: Mis hadas son adorables ellas. Parecen los hijos bastardos de Leónidas con Campanilla, pero sí. Quizás muy fundamentado en la cultura que me he sacado de la manga y los estrechos lazos que tienen con el que debería ser su deber, sus antepasados, una cultura ancestral muy arraigada y su desconfianza hacia todo lo que sea humano. También, como siempre, juega un papel el poder, aunque en seguida parece ser que, más que el poder en sí, ansían aquello que significaría para ellos el tener la corona. Hay sólo unos pocos de los siete hermanos que quieren ser realmente reyes, sin embargo eso no implica que se vean arrastrados el resto por unos motivos u otros, en esa batalla.
Cada una ha demostrado, cuando en principio eran sólo ideas vagas, ir tirando para su terreno, diferenciándose del resto de hermanos y moviéndose siguiendo sus propias directrices (cosa en la que juro no tener nada que ver). Como resultado tengo a siete criaturas enredadas en la maraña que su herencia les ha tendido, como moscas en una tela de araña.
Y en medio se cruzan los niños, claro. Metidos de cabeza en el embrollo que ya bastante les costaba manejar a las hadas solas.
A esto se le suma la cultura, sus distintas procedencias, sus casas, sus lacayos que hacen básicamente lo que les da la gana (y si bien las hadas y los elfos suelen ser más fieles, los trolls, los goblins, trasgos y leprechauns suelen ser más bien un poco judas cuando les conviene), la reina Zinnia, Laurus que se murió muy sensatamente antes de que la mierda le salpicase, sus antepasados, sus Cuidadores, la magia y las puñeteras Corte Bendita y Corte Maldita (cosas raras mías que he decidido usar...). El jaleo del copón está servido.
       

viernes, 23 de noviembre de 2012

Bueno, muchos dibujos que tenía guardados para anunciar *chan chan CHAAAAAAN* la otra página de dA secreta que tenía para bocetos y que supongo que en breve, en cuanto lo anuncie en mi dA antiguo, para todo: Mordred's Lullaby


Bien, tenemos un Asphodel plantando un girasol de Plants VS Zombies porque mi jiguador se llamó "Asphodel", por eso del nombre de la flor...


Blue siendo asombrosamente mona y maligna... en realidad su forma original tiene 12 ojos, no 8, pero era por hacer la gracia con la canción...


Mancinella, la 5º hermana de Changeling. Es amor. Niñas monas everywhere en mis historias...


Angelique, que no, no va vestida de novia. Es por la canción Ningyo Hime o cosa semejante en japonés (El último ending de Chobits), que es algo así como princesa de las muñecas. Siempre me ha parecido una muñeca rota Angelique, aunque sea de carne y hueso, pero fácilmente resquebrajable por las intenciones de Lance, y bueno... la caída. De ahí el hueco donde se perforó el abdomen al caer del tejado.



Susan teniendo un problemilla con eso de su ojo ausente. Me recuerda, ahora que le he puesto, a Coraline, cuando le obligan a la gente a coserse ojos de botón...


Sophora, la 4º hermana, la más molona por eso de poder usar metal (y encima, katana...)


Asphodel... sí, en rosa ¿Qué pasa? Los hombres de verdad llevan el rosa con orgullo. Mirad los Bolton.



Mancinella de nuevo. Más adoraaaable <3 br="br" nbsp="nbsp">

Incluso sabiendo que tiene una cantidad de veneno en sangre considerable...


En verdad no me gusta este, pero bueno...
Más Sophora...


Signos de mi enfermedad mental: ¡¡¡El Crownless de Disney!!!



Y Fanarts varios de Homestuck







miércoles, 21 de noviembre de 2012

El historiador sexy de la lengua

(Y así me sentiré yo mañana en la ronda de preguntas sobre la yod segunda)


Últimamente madrugo. Duermo por las noches (más o menos bien... cuando puedo y no me engancho a algún libro o alguna otra cosa semejante) y a las 9 estoy en clase. Esto debería quemarme pero, extrañamente, primera hora no es la que más me molesta. Y debería, porque lo que hay a esa hora es HISTORIA DE LA LENGUA *suena un trueno a lo lejos, en plan peli de monstruos de la Hammer* y es como la cosa más horrible y hueso que puedas dar. 
En el fondo exagero, la cosa más horrible es Sintaxis, muy seguida por lingüística.
Pero esto a primera hora es desagradable. Y para más inri, tenemos un profesor enérgico. De esos a los que les gusta la cosa martirizante que dan, que quieren transmitirte esa pasión, cuando tú a las 9 de la mañana por lo único que tienes pasión es por tu edredón y poco más.
No obstante, salvando esas distancias, hace poco (o no tan poco), me di cuenta de qué había pasado.
Había encontrado la Rosa Vidal de este año. Y esta vez es un tío, maravillaos. Un tío llamado Ambrosio Miguel y con el cual he desarrollado un cachondeo inigualable en mi círculo. Está bien esto, salvo cuando una empieza a pasar la línea del "ji ji, ja ja" y se mete en la zona de "doy miedo intermitentemente", como cuando te das cuenta de que le reconoces sin verle la cara (para ser más concretos, pensé que un culo casualmente me sonaba, y voilá, era ese). Sí, la adolescencia quizás me llegó ahora, pero digamos que mi admiración por ese hombre nació de lo intelectual y acabó culminando en una fogosa pasión (Ok, no) cuando trató en clase de explicarnos la yod usando una analogía con el cursillo de cocina que su psicólogo le recomendó para desconectar de la facultad y del correo electrónico.
Y hasta ahí está bien. Admirar profesores es parte de la vida de un estudiante. Todos tenemos figuras que admiramos, que respetamos, a las que miramos ocasionalmente el culo porque tenemos sueño y nos negamos a querer pensar como la "i" muere palatalizando (palabras de él, no mías) a la L en MULIER.
Y luego todo deriva en pensar que cuando va a casa, en realidad le suelen llamar frecuentemente millonarios excéntricos para que encuentre trozos de pergaminos de antiguos textos medievales, atravesando toda clase de antros aterradores y primitivos: laberínticos templos malditos, bastiones de sectas caníbales, los vestigios de la orden esotérica nazi de Tule o incluso, pongamos que una sede del Partido Popular.
Él los recupera, vive romances fugaces con actrices rubias y despampanantes, gana miles de dólares (porque "miles de euros" no suena tan impresionante...), va a su cursillo de cocina a aprender a hacer tarta de limón, se toma un vaso de leche y se duerme. Listo para subir a la mañana siguiente, pararse ante mí, sacar su lista del demonio donde tiene todos nuestros nombres escritos (y el valor de nuestras almas) y preguntarme de improviso que cuales son las prepalatales fricativas sordas.
No se puede molar más. Quizás con un sombrero.
Además, en su página pone claramente lo que es: Investigador doctor.





PD: Todo esto venía a que al salir de clases hoy, me lo crucé y me dio por seguirle un rato (un rato significa que sé donde vive...).
Soy una Stalker en potencia. A final de curso tendré una orden de alejamiento como la de Stan Lee a Sheldon.


PD2: No, en serio, la asignatura es un infierno. Lo único que me hace soportar su existencia es ese hombre y su pasión por ponernos textos del Cid y del libro del Buen Amor. Ajá, textos medievales. Ya entendéis todo el pollo alrededor de su figura. Si bien también puedo conceder que es por el nombre. Ambrosio Miguel. Aunque no lo quieras publicar en tu página, los trolls de secretaría lo han puesto completo en las asignaturas de las licenciaturas ;D

PD3: De esto a escribir 50 sombras de Grey hay un paso. Que libro más malo, señor...

jueves, 8 de noviembre de 2012

Documentarse a veces puede ser divertido

Pero principalmente es un señor coñazo cuando el libro no te habla de lo que buscas, sino de no sé qué monje que le dio por copiar leyendas. Y a ti la vida del monje no te interesa. Lo siento mucho por el hombre, me parece que hizo un aporte de valor incalculable, pero trepidantes, lo que se dice trepidantes, sus asuntos no lo son.

Sin embargo, diré que me lo estoy pasando particularmente bien buscando información para changeling, en el folklore celta (que por cierto, NO sabéis la cantidad de cosas que hay en Harry Potter que son de la mitología céltica...). Hay muchas cosas que no querré adaptar y otras que me las inventaré por completo, y aún así, también hay otras muchas que pueden plantar semillas de la futura idea que acabaré escribiendo.
Y en verdad es complicado, porque ¿Qué es un hada?

Sabemos lo que consideramos que puede ser hoy en día para las películas infantiles, a las que se ha reducido prácticamente su dominio. Y pensamos en Campanilla, o en chicas muy guapas vestidas de rosa, con alas de mariposas que brillan en la oscuridad, destilan femineidad y destellos por cada poro de su piel. A ser posible, con tules y varita de estrellas. Son buenas, son majas, bajitas y por lo general, ayudan a la gente que les pide ayuda.
No es eso lo que han sido siempre, desde luego.
Si algo he aprendido de leer cuentos celtas es que tiene una probabilidad más alta de que te saquen un ojo, te roben, te ahoguen, quemen tu casa o secuestren a tu hijo de que te cosan un vestido y te ayuden a conquistar al príncipe.
Sin contar con su posible derivación de figuras como las de Lamia, que estarían muy vinculadas a lo que es el Changeling (intercambio de una persona por otra, no sólo con niños, sino también con gente que consideren por algún motivo "especial")
Si te cruzabas con un hada, era segura una cosa: no te ibas a quedar igual. Y ya podías tener cuidado con tu lengua irrespetuosa, o podía costarte bastante la descortesía. Lo que más me fascina es lo arbitrario de las reacciones de las hadas, su forma de ver el mundo totalmente distinta de la nuestra, y es un poco lo que quiero reflejar, además de construirles un mundo sólido con el que uno se pueda sentir igual de fascinado, a la vez que aterrorizado, como los propios niños protagonistas de la historia.
Encuentro una dificultad extra en el hecho de que TODAS las subclases de criaturas que pensaba utilizar en changeling son MUY parecidas: Gañanes, traviesos, gamberros, suelen carecer de malas intenciones a pesar de poder ser bastante dañinos con sus trastadas. De pequeña estatura. El hecho de ser verdes o no, eso ya lo dejan un poco al gusto del lector. Y supongo que en esa parte, me tocará a mí distinguir a un Brownie de un kobold, de un blue-cap de un bogy o un goblin y un leprechaun...
Así como no me ayuda que tenga treinta mil divinidades para una misma cosa a veces.
Me hago más o menos a la idea con lo que voy leyendo y trato de exprimir los detalles al máximo.
Pero a su vez, esta libertad me hará diferir de la tradición y espero que no sea una licencia muy excesiva (como lo será seguramente el que instituya a los elfos como una subclase no-nobiliaria de lo que son el resto de hadas, y a las hadas diminutas y brillantes como Pixies, que a su vez tendrán diversas ramas).
Y si lo es, mala suerte. Que soy escritora, no folklorista.

En resumen. Va a ser algo que no podía hacer con otras novelas (Silverdust, Sangre y chocolate, incluso Old Glory en su primera etapa) que se atenían relativamente a ciertas normas. Ahora lo que existe y lo que no lo voy a decidir yo, y no va a haber muchos límites, sino simplemente estímulos por parte de la cultura celta en general, de la griega y un poco, quizás un poquito, del cine. Así que... manos a la obra.





Lolita

"Lolita, light of my life, fire of my loins. My sin, my soul. Lo-lee-ta: The tip of the tongue taking a trip of three steps down the palate to tap, at three, on the teeth. Lo. Lee. Ta.
She was Lo, plain Lo, in the morning, standing four feet ten in one sock. She was Lola in slacks. She was Dolly at school. She was Dolores on the dotted line. But in my arms she was always Lolita."

LOLITA, Vladimir Nabokov
 
Esta debe de ser una de las obras que realmente, mientras la leía, pensaba "Gua... ¿Cómo se puede escribir tan sumamente bien?" . Te noqueaba completamente con el uso de la palabra. Y cada vez que me encuentro fragmentos como este, me vuelve a abofetear literariamente sin piedad.

PD: En mi biblioteca de la universidad no tienen Ada o el ardor... vaya vergüenza.  

jueves, 1 de noviembre de 2012

Hadas ftw

No tengo ni la más sincera idea de quién ha escrito esto, pero lo he encontrado en un pdf de internet cuando buscaba más información sobre las hadas para changeling (un poco tonto por mi parte cuando ya llevo bastante empezado...) y no podría estar más de acuerdo. 

"Sin embargo, existe una característica invariable para todas las hadas: no 
son ni malas ni buenas; son criaturas extrañas, con principios éticos y valores (si pueden 
llamarse así) diferentes de los de los seres humanos, y pueden o no aceptarnos en su círculo. 
Poseen un poder mágico incomprensible para los hombres; son el poder y la inspiración, pero 
no piensan ni sienten como los humanos, y  eso los hace encantadores algunas veces, y 
nefastos al minuto siguiente."