domingo, 28 de octubre de 2012

Cosas de la ausencia

Soy vagamente consciente de que, al no tener internet (legítimo) en casa me estoy perdiendo muchas cosas por la web. Para empezar, blogger, porque ya no dispongo del tiempo suficiente para leerlas la hora que tengo libre en clase y que me conecto, o no carga casi nada cuando consigo mendigar un poco de wifi del vecino (no tira ni el spotify más de dos canciones por hora...). Y para mi que el tío se ha dado cuenta, porque me apaga el ruter cada dos por tres...
Sí, está feo robar internet, pero mi internet está pagado desde hace dos semanas y al técnico no le sale del alma venir... u_u empiezo a pensar que directamente no lo va a hacer hasta que nos quejemos, y a pesar de que me he ofrecido yo a llamar, mis compañeras de piso me han dado un poco de largas.
Así que, debería aprovechar para hacer otras cosas.
DEBERÍA.
Pero no. Pierdo el tiempo igual que siempre. Aunque de momento llevo cuatro capitulillos de Changeling (debería llevar más...) y hago al menos tres dibujos a la semana en los huecos que me deja mi horario carnicero que me está sorbiendo la vida. Las asignaturas... hay algunas muy fáciles, pero tengo dos huesos duros de pelar: Historia de la lengua y Sintaxis funcional. Sintaxis funcional igual no seria tan hueso si la profesora no explicase tan MAAAAAL. No sé que mierda toma antes de meterse en la clase, pero yo quiero. Se pone a analizar frases sin decirnos qué frase está analizando, y con el sistema de árbol que tanto gusta en filología, eso es un caos... con lo bonitas que eran las rayitas subrayando la frase en secundaria...
Y vamos, que no me entero de un carajo. A ver cómo lo hago para el puñetero examen...

También he comenzado a hacer fanarts de Homestuck. En parte por la obsesión. En otra medida porque la cuenta secreta de bocetos (donde subía los bocetos que de todos modos veías aquí, sólo la tenía para pasarle los links a gente que sabía que no leía el blog) va a volverse en breve la oficial que tenga. Sí, dije que dejaría dA por la falta de tiempo. Y aunque no he conseguido un giratiempo ni dejado la universidad, lo que ha pasado es que mi vida social ha mermado en gran medida, con lo cual se puede decir que se le ha "abierto un hueco" a dA. Y sin internet no me distraerá tanto. Como dicen, no hay mal que por bien no venga, aunque el caso no sea precisamente para bromear mucho.
Y no negaré que estoy urdiendo miserablemente la idea que dije al entrar a dA que no haría: Vender comisiones. Cuando tenga una cuenta algo más concurrida.
Sí, porque estoy harta de ser una puñetera carga económica para mi madre y sentirme mal cada vez que salgo a comer fuera por cualquier motivo u_u Y si algún día puedo pagar dibujando al menos las bombonas de butano, pues mira...
Pero aún no me he decidido, por eso del tiempo y de que no me hace especial gracia...

No sé, estoy cansada de que todo lo que hago no sirva para nada a efecto práctico... y sé que aunque abra comisiones cuando me siga más gente en la cuenta nueva, me frustraré igual. Sigh... no sirvo para esto. Ya me podía haber dado por tricotar en lugar de escribir y dibujar. Me daría muchos menos quebraderos de cabeza...


jueves, 4 de octubre de 2012

God tiers, hadas desnudas y algunas cosillas más

Ya no sé ni qué dibujos he colgado aquí y cuales no, pero mirando un poquillo, creo que estos no están...
Sí, son un poco... caóticos, aunque... son bocetos a color algunos : D



Como podéis ver, esto es un meme de deviantArt para ver si has mejorado con el tiempo, coges un dibujo viejo y medio inspirándote en él, haces uno nuevo. Este es el mío y... en fin, algo sí que he mejorado, parece. En todo caso, lo veo menos manga...




Los niños de Changeling :D (Sin Asphodel esta vez, porque ya hemos tenido bastante de sus mierdas de maravillosa y rutilante diva... en serio, ese niño chupa mucha cámara allá donde va). Son, de izquierda a derecha: Elijah, Ada, Olliver, Elliot y Violet.
Elijah con cara de mala leche, Ada tímida, a su estilo de niña recatada, Olliver tan amigo como siempre de no respetar el espacio personal de nadie, Elliot más serio que un juez y Violet con cara de pilla :3
Son amor... <3 p="p">


Bueno, realmente NO debería estar dibujando a Kristeva
¿Por qué? Porque no va a salir hasta dentro de muuuuuuuucho tiempo. Mucho, en serio.
Pero por otro lado, sus pintas molan. Y no tenía gana de ponerle ropa. FIN.
Es que por lo general, la ropa de las hadas la diseño yo, y me entretiene mucho. Me gusta. Sin embargo, con este dibujo eran las dos de la mañana y no tenía ganas de calentarme la cabeza pensando si le van más las ropas holgadas y ligeras o una armadura de cuero no muy aparatosa...



¡Susan! (Tendría que haberle pintado de negro el pelo u^u...tarde) En esa parte a miles de años luz en la que estará en la puñetera capital.
¿Por qué con lo chunga que eres permites que todo el mundo se te cuele en el turno de escribirte? ¡¡¡¡¡QAQ!!!!


De la mitología de Crownless (que tiene, como se deduce por la historia de Illi el dragón...) se sabe con cuentagotas, porque para empezar, es un tochaco que no tengo tiempo para compaginar sin que sea como mucha casualidad con el resto de la historia. Así que seguramente se sepa algo más por el bocazas de Dorian (que para eso es bardo, y antes fue proyecto de monje de la orden de Siegfried) que de otros personajes. Este en concreto, sin embargo, lo menciona Mistral. Principalmente porque es una diosa sureña. Sí, en el norte y el sur del mundo de Crownless se adoran distintos dioses aunque todos forman parte de un mismo panteón. Algunos se adoran en común, pero muchos de ellos, con una arraigada enemistad, son bastante estigmatizados por los habitantes de la nación rival.

Bien, decir algo más de Myrra...
Su forma original es una tigresa de proporciones descomunales y bastante monstruosa, pero a veces aparece ante otros dioses y mortales con esta forma algo más humanizada... Y es un bicho.
Bastante timadora, no tiene muchos amigos más que ocasionales compañeros de fechorías... pero sí tiene una kismesitud muy potente con Fenor, puesto que mientras ella es la señora de las bestias del sur y los cazadores, Fenor lo es de las bestias del norte y de los exploradores.
Es la principal causante de que en Piras a las mujeres se las tenga en la misma estima que a los hombres mientras que en el Norte, con diosas recatadas como Ingrid (diosa de la naturaleza) y Alima (de la matronas,  una especie de "Madre virgen" en todo su contradictorio sentido... coffcoff) está sumergido en un fuerte patriarcado. Esto es constantemente cuestionado por los sureños cuando sus mitos están plagados de Myrra gastando jugarretas a Siegfried o Mordan y saliéndose con la suya casi siempre.
Para más inri (y que los norteños la quieran aún más) tiene una relación seudo-lésbica con Rygnis, diosa sureña de aspecto reptiliano que dio a luz a los dragones. Sí, me encanta imaginarme a los monjes norteños santiguándose (que no lo hacen, porque no hay cruces que valga allí) al pensar en ese tipo de cosas...
Ahora que lo pienso, monjes célibes imaginando a dos mujeres dándose el lote...
Que alguien les lleve un cilicio o un látigo, por favor.

Anyway, he de decir que es mi favorita junto a Nix, el de los mil ojos (Dios de la noche. Se cree que las estrellas son sus ojos vigilando a la humanidad en el silencio de la noche. También es el Dios de las ausencias. En todos sus sentidos. Es el único que siempre se libra de los engaños de Myrra usando los "vacíos legales", por llamarlos de algún modo, de los planes de la diosa felina :333), porque es tan absolutamente irreverente e incorrecta en la recta y medieval forma de pensar norteña que es como si los abofetease con su sola presencia en los mitos xD


Y aquí están los... GOD TIERS :D (Bieeeeeen)

Como crossover con Homestuck, he decidido hacer a mis personajes en los niveles de Dios que se pueden alcanzar en el webcómic, usando las clases y los elementos que están presentes en el cómic y, en ocasiones, cambiando incluso la raza del personaje a la de los troll... porque los trolls god tiers tienen alas. Y era mucha tentación para mí ya...


 Heir of Hope: Era obvio que le iba a tocar a Louis. que además, tiene el mismo carácter de gili que John en Homestuck, así que comparten clase: Heir.



Mage of Life: Aunque aún no se sabe mucho de Asphodel, el que sea un hada era mi excusa perfecta para cambiarle de raza en estos dibujos :3 Y sus poderes curativos le gana el título de mago de la vida. Su carácter gatuno el hecho de que sea de sangre Leijon (verde oliva, trolls gatunos).


Seer of heart: Una clase ... predominantemente femenina en el  webcomic, salvo por Kankri Vantas (quien no a alcanzado el God tier como para saber qué traje llevarían...). Pero he hecho lo que he podido.



 Jill sería Sylph of blood principalmente por eso de...que es una vampiresa. Y que tiene un carácter maternal parecido a los de sangre "Maryam" (verde jade) en Homestuck, sobre todo a Dolorosa.


Y como no, Lance es de la clase de Vriska Serket, una de las criaturas más autodestructivas y homicidas del webcomic... Se parecen tanto que no debería ni explicar el por qué escogí Thief. Más que nada si sabes su modus operandi...

 Y bueno, posibles llaveritos de Silverdust para dar a gente que lo haya leído y que los quiera (que eso es importante)

(Angy de ardillita)

(Neko Chris... una se muere de amor humillándole de esta manera tan salvaje <3 p="p">


Y un amoroso Louis con orejas de conejo. Porque me da igual si es un licántropo infeccioso y homicida. Para mí siempre será así... Atolondrado a la par que optimista y con un contrapunto tontuno.


martes, 2 de octubre de 2012

El estropajo de la Pili


EDIT: Esto fue escrito hace unos días, pero como no tengo internet... Ya conozco a todas mis compañeras de piso : D

Sí. Y aunque podréis pensarlo, no, no tiene ningún tipo de connotación sexual (no como cuando mi abuela me cantaba de pequeña “El conejo de la Loles”. Y pensar que pasé mi infancia creyendo alabar las hazañas de un simpático roedor blanco propiedad de Loles al que hicieron general por cano…). Traumas por los cuales ya no confío en NADIE a un lado…
Ya estoy en mi nuevo piso tras ciertas peripecias, incidentes y ofrecimientos de ir a ver amaneceres a habitaciones de desconocidos que prefiero ahorrarme aquí…
Y bueno, conozco a 2/3 compañeras de piso, lo que me parece un buen porcentaje. No tengo internet. No he preguntado si puedo tener gato, aunque paso tres cuartas partes del tiempo que transcurro consciente maquinando rocambolescos planes y chantajes emocionales que desembocarían en estas compañeras de piso permitiéndome vivir con el susodicho felino. De todos modos, no estoy segura de que lo consiga, lo que me mata un poco…
Pero ese no era el tema que venía a tratar aquí, no.
Era un estropajo. De esos normales para lavar los cacharros.
Cuando llegué aquí, quizás sea prudente decir que el piso en sí no estaba sucio del todo. Sólo unas partes puntuales de él. En la nevera alguien había de haber hecho explotar un animal indeterminado. Y en el cubo había una especie de sopa negruzca que me hacía temer que hubiese organismos nuevos generados en esa especie de caldo primigenio. Olía como si llevasen viviendo allí varias semanas en decadentes condiciones higiénicas, al menos. Dejo de describirlo, porque me está dando nauseas a mí de nuevo.
La intención de Pili era clara: Yo no lo he ensuciado y por eso YO no lo voy a limpiar. Aunque, llamadme desconfiada, no tenía yo muchas esperanzas en que las excompañeras de piso suyas viniesen un día a tocar a la puerta, utensilios de limpieza en mano, para buscar las manchas que dejaron.
Así que, lo que hice (para que luego mi madre me diga que no limpio… y es verdad) fue limpiar yo esos dos focos de infección como si de radiación se tratase antes de que algo con vida brotase de ellos y tuviésemos que rendir cuentas ante el código de la bioética por el cual no se puede crear nada que atente contra la especie humana. Todo muy surrealista.
El caso, lo hice. Y como era el primer día, lo último en lo que había pensado era en comprar desinfectante, jabón o cualquier otra cosa que me pudiese ayudar en esa tarea. Pero claro, como el piso es de todas, pensé que igual cogiendo un poco de Pili, no le resultaría mal intercambio por el hecho de que yo estaba limpiando algo que había ocurrido en su año de piso (o a juzgar por el aspecto de ese caldo negro, en el origen de los tiempos). Me equivocaba. Al día siguiente apareció en todos los botes en mayúsculas, con tinte indeleble negra “PILI” dejándome claro desde el segundo día que en el piso, todo lo que no es estrictamente “piso” es suyo. Luego me explicó un rollo de que es que cada una tenía que comprarse sus propios chismes de limpieza, que así era más práctico. Y en un rápido vistazo, en un brote Sherlockiano mío, me di cuenta de lo práctico que era coger todos los botes de productos de limpieza casi llenos que dejaron tus compañeras al irse y ponerles tu nombre para no tener que gastarte un duro más en ese tema.
No me quejé. Ya hablaría yo con las otras dos chicas a ver si les parecía bien que compartiésemos entre las tres el gasto y así no llenar la casa de cuatro friegasuelos distintos.
Lo que no sabía era hasta donde alcanzaba esto hasta el momento en el que fui a fregar los platos con los productos de limpieza que ya había comprado y vi que alguien había escondido el estropajo. En otro momento hubiese pensado “vaya hombre…debí imaginarme que el único motivo por el que no pone “Pili” es porque se va con el agua” pero en ese en concreto tenía bastante prisa por haber quedado con alguien en la otra punta de la ciudad. Y no podía dejar todos los cacharros sin fregar. Principalmente porque en ese momento en el piso sólo estábamos Ana y yo y la pobre criatura no tenía culpa alguna del conflicto estropajero en el silencio que se acababa de formar. Porque como prima en compañeras de piso que no se conocen de nada (y en relaciones diplomáticas varias) nadie acusa a nadie de nada. Sólo esconden los utensilios de limpieza cuando los precises para dejar patente quien es el lobo alfa.
Es ella.
Así que, consciente de la cuenta atrás que estaba viviendo para no dejar plantada a mi amiga ni quedar como una guarra en el primer día de Ana, viajé a través de una lluvia torrencial para sacar dinero, ir a un chino (que resultó estar cerrado… dónde se ha visto… están deshonrando a su patria) y finalmente al mercadona, en el transcurso del cual desarrollé una postura comunista plena sobre que el estropajo no puede ser poseído individualmente, sino que debe ser, por derecho, del pueblo.

Touché, Pili, touché…