sábado, 18 de agosto de 2012

Final

Terminé Silverdust. Han sido meses de trabajar duro (o no tan duro). De desesperación frente al ordenador por no poder escribir a más velocidad, noche en vela, muchas veces por el simple hecho de que no podías despegarte sin contar de ellos un poco más.
Mucho tiempo pasado con mis niños. Para ellos han sido un par de semanas nada más...
A mí me ha parecido una vida.
Y sinceramente, a veces me pregunto cómo narices voy a continuar sin saber que tengo que abrir la carpeta de "Silverdust" en acceso directo del escritorio del ordenador y terminar esas pocas páginas que me faltan para el capítulo nuevo...
Pero como dijo la propia Angelique en cierta parte... siempre tendemos a creer que estamos solos cuando no es cierto.
Son un pedacito de mí. Supongo que aunque escriba Crownless, o Changeling, o viente novelas más, siempre, en mitad de algún pasaje, de algún diálogo, me detendré y pensaré en Louis. En Christian. En los cabreos que pilla Coba por cualquier tontería de agárrate y no te menees, el muy...

Sonreiré y seguiré escribiendo. Y será un poco como si volviese a estar con ellos.