domingo, 26 de febrero de 2012

Historia de un drama

Inspiración: Tú... tú... oye, niña.
Marta: ¿Qué coño quieres ahora?
Inspiración : ¿A que te recuerda esa frase que acabas de leer? Brujas. Strigoi. Imaginarium... quizás si adaptas esa idea, puedas darle un aspecto interesante a...

*Aparece CONCENTRACIÓN en la escena, con las maletas en la mano*

Concentración: Lo siento, Marta, te dejo...
Marta: Pero... ¡¿¡Pero por qué?!?!
Concentración *mira a Inspiración con aire de derrota*: Tres somos multitud aquí. Nunca me has querido.
Marta: ¿Pero y cómo hago yo el ensayo de "Inquisición Española" sin ti?
Concentración: Francamente, querida, eso no me importa. (Según la versión, "Adiós, zorra". A veces se me despecha mucho...)

*Sale dando un portazo. Me quedo mirando a la puerta, melancólica. Me giro con angustia creciente y me encuentro a Inspiración
en ropa interior en la cama con la tableta gráfica en las manos, seduciéndome*

Inspiración : ¡Al fin solos!


--------------------------------------


Y esta es la triste historia de mi vida estudiantil. La carne es débil. La mente (la mía en concreto)... más.

jueves, 23 de febrero de 2012

Carnival of Rust [Primera parte de Silverdust]




Era inevitable hacer hoy una referencia a Poets of the fall...
Hay demasiadas cosas que componen Silverdust, y la música es de las principales. Las letras bien melancólicas bien nostálgicas o por contraparte, esperanzadas en otros temas de Poets of the fall reflejan a la perfección las relaciones de los tres niños de la historia. Sus miedos, su ansia de recuperar el pasado, sus aspiraciones, esa amistad, casi surgida de improviso y de la necesidad, que brota entre ellos...
No podría deciros ahora mismo todo lo que Poets representa para mí. Sólo, quizás, lo intuiríais, leyendo. Y aún así, seguramente lo asociaríais a otro grupo que para vosotros sí quiera decir algo. Y eso sería genial, porque no importa que sintáis lo mismo que yo al leer o no. Sólo importa que sintáis algo.




La persona que me mostró el grupo es la misma que puso el nombre a "Silverdust" y le compuso una canción... he hablado antes de él aquí.
Es curioso, porque él nunca supo que había aceptado el título. La primera vez que lo propuso, lo decliné porque no era en castellano y yo andaba buscando adaptarla un poco a lo que podría ser lo que busca el mundo editorial aquí en España...
Ahora no creo que pudiese llamarla de una manera distinta. Supe, hace algunos años, que era El Título, aunque no hubiese sabido verlo. Supongo que, como para escribir la historia de nuevo, tenía que crecer para apreciarlo desde de otra perspectiva.
Es gracioso que nunca vaya a saber esto. Que Silverdust está aquí de nuevo gracias a él...
Quizás se alegrase. Quizás siguiese enfadado conmigo. Tendría todo el derecho a prohibirme el usar su título, pero no creo que lo hiciese. Siempre fue más generoso que yo. Y la letra de su canción, por la cual me dio el título, sigue resonando en mi cabeza.

"I'm a shadow, I'm Silverdust, I'm a broken name in your thoughts..."


Fue la primera persona que lloró con el final. La primera que dibujó a Coba, y cambió por completo mi concepto de él.
Por eso, antes de continuar, debería darle el crédito que merece.



Y ahora, también me parece obligado mencionar a Silvia, mamá adoptiva de Lance. La primera vez que abordé la historia, allá por mis 17 años, en el 2008, después de la selectividad, ella estaba en el messenger. El messenger ha resultado ser una herramienta vital en mi existencia en base a que es la única manera por la cual me comunico con mis amigos, y por la que luego los protagonistas de Homestuck me recuerdan a mis tardes con ellos.
El caso es que necesitaba un vampiro.
Recapitulemos.
¿Por qué estaba escribiendo Silverdust?



Yo tenía una amiga llamada Sally. La última "mejor amiga" en todo su adolescente sentido de la palabra de mi existencia. Nos comprábamos pulseras de la amistad, nos quedábamos a dormir en casa de la otra, nos acompañábamos a eventos que no nos interesaban sólo porque la otra se moría por ir, cocinábamos porquerías mientras disertábamos sobre nuestros males de amores y esas cosas que hacía yo cuando aún era humana.
En fin...

Sally era fan de crepúsculo. Es ya es algo que sabéis por Sangre y chocolate porque ella también estuvo implicada en su génesis.

Recién cumplidos mis 17, o por cercanías, me sugirió escribir algo juntas de temática vampiresca-lupina. Y por alguna razón, mis proyectos conjuntos con amigos nunca salen bien. Aquella no fue una excepción. Acepté, con la condición de encargarme yo de los lobos. Por la misma época había vuelto a ver "Wolf's Rain", la serie de animación japonesa, y su concepto del lobo en su forma humana como mera ilusión y su contexto profundamente filosófico me había encandilado.
Por supuesto que acepté, y me puse a trabajar en ello. Surgieron los tres protagonistas.
En aquel entonces, Louis, Angelique y Alexandre, que luego pasaría a llamarse Christian.

Ninguno se parece lo más mínimo a lo que son ese trío hoy en día, de hecho, Louis tenía la personalidad del primer Fenrir, y el argumento, para encajar con los vampiros de ella, era totalmente distinto.
Pero nunca supe nada más de su parte de la historia. Simplemente, al ver que no fructificaba, decidí olvidarlo.
.
.
.
.
.
Salvo que no pude.


No había planificado nada en común con ella. Había ramificado alrededor de mis propias ideas. Lo único que había propuesto era una dualidad. Vampiros y lobos. Un topicazo donde los haya. Un topicazo, además, basado en Meyer, la cual me parece mediocre a nivel argumental. No es que yo sea mejor, sin embargo, es cuestión de gustos, y este es el mío.
Decidí acoplar a Noa, un personaje (que además, era licántropo, pero de otro tipo) de una historia prehistórica de los 15 años llamada "El cazador de dragones", de la cual sólo Silvia se acordará muy vagamente.
Como nota extra, diré que en esa historia también estaban las espadas Arizasesh y Galadrir (forjadas con el mismo método que en Crownless), y había un Bastian.

Pues bien. Los tenía a los tres mas Noa. Pero no cuajaba. Maquinaba distintos argumentos que no me convencían, y la dejé reposar durante unos meses.

Decidió volver a mi memoria el primer día que me puse a tratar de estudiar para selectividad. Además, recuerdo que estaba en mi salón, sentada en el sillón que databa del pleistoceno, con uno de sus reposabrazos roto de saltar (yo, principalmente) sobre él para caer en el sofá. En las manos tenía un libro de historia pintarrajeado con el símbolo de Edward Elric en Fullmetal Alchemist.

Y se me ocurrió. No sabía por qué, ni como. Pero se llamaba Coba. Tenía los ojos azules, Cobalto. Claro, por eso el nombre, pensé, mirando las páginas del libro, no prestándole la más mínima atención.
Y estaba enamorado.
¿De quién?
Mah. La que ahora se llama Mag. La madre de Louis.
Y el resto se hiló solo. En una tarde, me derrumbó todos los esquemas sobre el resto de personajes. Me puse a hacer los primeros bocetos de ellos, todos horribles, y le di un nombre provisional hasta que encontrase algo mejor: Wolf's Rain. Ese era el nombre en la carpeta del ordenador y en la nueva dirección de messenger que me cree.


Si hubiese suspendido la selectividad ese año, la culpa se la hubiese podido echar fácilmente a ellos. Vampirizaron cada hora de las siguientes semanas, mientras mi madre luchaba contra su instinto homicida por no encontrarme nunca estudiando. No podía. Juro que no podía con algo así hirviendo en mi cabeza. La historia desarrollándose. Imágenes, nombres, sensaciones, ¡canciones que yo nunca había sabido ver que ESTABAN escritas para ellos!. Pero ahí estaba. Todas las piezas encajaban perfectamente.

Para mi alivio, no suspendí selectividad, pero me lo hubiese merecido.
Comencé a escribir. Seis o siete meses nada más duró el proceso de creación. Mucho menos de lo que he tardado en escribir nada en mi vida. Fue la primera obra que terminé. Lloré con ellos más que con ninguna otra.

Pero rebobinemos a Silvia y su madrinazgo sobre Lance. No había escuchado apenas nada de HIM. Por esa época, apenas había escuchado nada que no fuese rock comercialillo de andar por casa o Nightwish, que sigue siendo uno de mis grupos favoritos. Ella me sugirió que le echase un vistazo, que un vampiro como el cantante sería algo genial (sabía que necesitaba uno, porque de los vampiros se suponía que se iba a encargar Sally al principio, y aunque la historia de los lobos encajaba, la de los vampiros era un poco sosa). Aclaro que a Silvia, Ville Valo siempre le ha parecido el culmen de lo atractivo en un hombre, así que aquello era como regalarme a su fantasía hecha personaje. Busqué aleatoriamente en Youtube. Algunos videos vi. No me parecía un hombre tan guapo, la verdad.
Llegué a Pretending. Y la letra de esa canción y la mirada de Valo sellaron el destino de Lance. Creo que es en el único sitio en el que este hombre me parece inexcusablemente atrayente.


A día de hoy, sigo pensando que ÉL es mi consentido entre mis personajes, arrebatándole en aquel entonces el puesto al Víctor de The inverted Cross impunemente.
Debo de decir que a Silvia no le cayó bien hasta Sangre y Chocolate, pero ahora eso no importa...

Bien, los teníamos a todos. Jillian salió de la imagen de una Nicole Kidman pelirroja, que no sé porque, pero debió de parecerme una buena idea de una vampiresa, por cierto. Ahora lo veo de los más trivial.

Hoy, cuatro años después (puede que cinco, si contamos desde la primera idea) he finalizado la primera parte. Cuando era Wolf's Rain, se llamaba "Luces". Ahora me temo que debería cambiarle el nombre, porque esto se va a invertir. La lucha, la esperanza, viene ahora, en la parte que bauticé "Sombras". Pero ya veremos que hago. Los dieciocho capítulos se han vuelto veinte. Han aparecido personajes como Matthew. Se han desvanecido otros, como Evan (hay un Evan, pero sinceramente, no se parece a este...), Nadia o Ray. Secundarios.
Han madurado todos. Quizás, los que menos, Jillian y Christian, pero es que me gustaba bastante como eran ya de por sí.

Por lo visto, la pieza principal que lo puso todo en movimiento, Coba, sigue siendo un héroe disfrazado en ocasiones, como me ha demostrado hoy, a pesar de mi falta de fe en él. Lo siento, Coba.

Me preocupaba que fuese una mala idea retomar una idea tan vieja, que quizás no se adaptase bien a la realidad. A todos nos gustan nuestras series de dibujos animados de niños, pero no todas envejecen bien. A veces nos damos cuenta de cuan burdas y absurdas eran, sólo que no lo supimos ver. Aunque quisiese reescribirlo, si la idea en sí no era buena, no había nada que hacer.
Ese es el miedo que le tenía yo a Silverdust. Un miedo intenso.

Pedro (No le podré pagar nunca lo suficiente por leer con tanta fidelidad y devoción cada palabra que sale de mi puño/teclado) lo ha leído el primero. Él no lo sabe, pero estaba aterrada.

Y le ha encantado. No lo veía tan emocionado con nada mío desde que terminó Sangre y chocolate. Me ha hecho inmensamente feliz y a renovado mis fuerzas para seguir en esto.

No quiere decir esto que la idea sea buena. Quiere decir que a él le ha gustado. Y si le ha gustado así ¿Que debería impedirme seguir adelante?
Mientras haya una sola persona que quiera a mis personajes ¿Qué debe importarme el resto?

Siendo así pues, adelante con el show. Entremos en la segunda parte.
Dejemos a "Sombras" comenzar su función... And maybe Tomorrow is a better day...


PD: Ya tengo la guía de capítulos completa, pondré la del 2012 y la del 2008, que a nadie le interesa, pero ahí está:


[2012]

Prólogo - Louis

[Pt. 1: Luces]

Capítulo primero - Cambios
Capítulo segundo - Memento mori
Capítulo tercero - Monstruo
Capítulo cuarto - Consecuencias
Capítulo quinto - Decisiones
Capítulo sexto - Preludio
Capítulo séptimo - Plenilunio

[Pt. 2: Sombras]

Capítulo octavo - Danse Macabre
Capítulo noveno - Rotura
Capítulo décimo - Cenizas
Capítulo undécimo - Música de las esferas
Capítulo duodécimo - Síndrome de Estocolmo
Capítulo décimotercero - Starcrossed lovers
Capítulo décimocuarto - La luna de Alabama
Capítulo décimoquinto - Cobalto
Capítulo décimosexto - Lycos
Capítulo décimoséptimo - Gravedad
Capítulo décimoctavo - Siegfried
Capítulo décimonoveno - Punto sin retorno
Capítulo vigésimo - Fenrir 
Capítulo vigésimo primero - Amanece

Epílogo - Un nuevo mañana

[2008]

Prólogo- Louis

[Luces]

Capítulo I - Cambios
Capítulo II - Licantropía
Capítulo III - Consecuencias
Capítulo IV - Is it a monster?
Capítulo V -Preludio
Capítulo VI - Reloj de luna

[Sombras]

Capítulo VII - títere
Capítulo vIII - Rotura
Capítulo IX - cenizas
Capítulo X - Secuestro
Capítulo XI - Christian
Capítulo XII - Me perteneces
Capítulo XIII - A través del cristal
Capítulo XIV - Acertijos
Capítulo XV - Angelique
Capítulo XVI - Punto sin retorno
Capítulo XVII - Fenrir
Capítulo XVIII - Adiós

Epílogo - Un nuevo mañana

jueves, 2 de febrero de 2012

Silverdust necesita más hate sex

Coba, Fenrir...
¿Por qué odiándoos tanto (bueno, al menos por una parte) tenéis una relación tan gay? Cada vez que escribo de vosotros, mi mente enferma no puede evitar pensar que alguna vez ese odio reprimido acabará en hate sex... en serio...

Y ya aparte... no descarto pasarme uno de estos días a escribir de Crownless, porque simplemente a veces pienso que estoy quemando demasiado rápido Silverdust y puede que Víctor y compañía empiecen a reclamar un poquito de mi atención (o quizás sea sólo que tengo puesto a los puñeteros Blind Guardian... me matáis, chicos, me matáis).

De todos modos... voy por la mitad del capítulo seis. En la primera versión de Silverdust, la cosa ya se había puesto seria y violenta. Aquí aún falta una chispa para que eso ocurra...

De momento, tengo esto (Sí, porque me gusta listarlos y ponerles los nombres):

Prólogo: Louis
Capítulo primero: Cambios
Capítulo segundo: Memento mori
Capítulo tercero: Monstruo
Capítulo cuarto: Consecuencias
Capítulo quinto: Decisiones
Capítulo sexto: Preludio

(Y si no me fallan los cálculos, los siguientes serán estos)

Capítulo Séptimo: Plenilunio
Capítulo octavo: Danse Macabre
Capítulo noveno: Rotura
Capítulo décimo: Cenizas

(Al resto aún no les he puesto nombre >:3)

Creo que ahora mismo tengo cerca de 120 páginas... Y aún me quedan cerca de 300 fijo... me faltan horas de los días para escribir todo lo que quiero, y el viernes tengo que entregar un puñetero esbozo del trabajo de Unamuno... sólo tiene 1000 palabras y se terminará apenas empezarlo, pero... no tengo ganas u_u'
Me siento como si fuese multitarea: escribir, dibujar, la facultad. Las tres a su manera, un trabajo que requiere muchas horas y las cuales compiten por reclamar mi atención.
Por ahora, lo que más se ha visto afectado es mi horario de sueño (hablando de ello, son las 3 y me tengo que levantar a las 8 y algo porque tengo clases a las 9...).
Con todo el respeto que le debo al Señor King , cuando dijo que para ser buen escritor había que echarle 8 horas al día, 4 leyendo y 4 escribiendo...
Se nota que es rico y ya no trabaja ¿no?

En fin, me retiro a dormir...

Y esto es un poco spoiler para los que no sois parte de los tres elegidos/mártires que la vais siguiendo al día, así que....

.
.
.
.
.
*todo este post venía a que Fen le acaba de soltar una frase supergayer en Silverdust a Coba del estilo "Menos mal que tú sigues aquí conmigo".

El nombre de Cobalto no debería ser William, debería ser Judas u___u


miércoles, 1 de febrero de 2012

Lo

"-See...I've come to contact with innumerable humans nowadays. Sure I felt few things for them:
Disgust, embarrasament, sometimes a bit of humor and hunger... but the one thing I NEVER DID IS FALL IN LOVE WITH ANY OF THEM!!... that's why is so weird...
-What's weird?
-That It fell in love with you..."

LO de Travis Betz