miércoles, 22 de junio de 2011

Quien me mandaría a mi...

...intentar irme de erasmus.
Llevo desde las 7 con los ojos como platos (me acosté sobre las 5) porque ayer al despertarme me encontré con un mail en el que mi coordinadora me decía que no podía abrir el documento y que era urgente que lo recibiese ese mismo día. bueno, me desperté a las 11. De la noche.
Eso tiene una explicación cuando el día de antes no has dormido apenas dando vueltas en la cama durante horas por el calor y los nervios del último día del plazo de entrega de papeles. Diré en mi defensa que no es todo culpa mia. Los de Londres pasaron de mandarme las asignaturas dos veces y las tuve que buscar yo (vale, Cristina), acabando con... 2 asignaturas de literatura española solamente y el resto de aquí y allá. Mitología, William Blake, la primera guerra mundial, el medievo...
En fin. Que traté de dejar los papeles cerrados el 20. No me fue posible, los entregué el 21. E ilusa de mi, creí que entregándolos era suficiente y al llegar a mi casa me dormí como una bendita. Uno de esos sueños en los que no descanso y me levanto más hecha polvo que antes, como si Sandman se hubiese dedicado a darme una paliza.
Al despertarme a las 11 miré mi correo. Allí estaba, de la coordinadora. Le habia dicho que subiría el 21 a echar los papeles. Me dijo que no hacía falta, que no podía abrirlo, que se lo reenviara y ella lo haría, y que era el último día (ayer). Y ahora bien, eso lo puedo interpretar como:

a) No pasa nada, soy una persona maravillosa (lo es, por aguantarme dando vueltas los últimos días) y yo te los echo para que no tengas que levantarte.

b) Te los echo yo porque a tus papeles les falta algo (una firma, un sello) y necesito que me los mandes en un formato que vea para eso.


Y como sea la segunda, estoy jodida y me quedo en tierra. He tentado mucho a la suerte, sí, pero vosotros intentad buscar las asignaturas, nerviosos y con un inglés macarrónico por la página de la Queen Mary University of London y resolviendo, con horror, que cada vez que pinchas en estudios hispánicos, lo que los británicos entienden es "Francés" (no sé cómo, pero sí. Era pinchar ahí y salirte diez opciones de clases de francés).
Y bueno, que mi método para la burocracia es "Tengo un correo de relaciones internacionales... LALALALALALA-LO-ESTOY-LEYENDO-POR-QUE-NO-ME-QUEDA-MAS-REMEDIO-LALALALA ya está, uff... ahora lo olvidaré por completo, no lo reabriré y esperaré a que una señal divina me indique que quedan tres días para que se termine el plazo..." [*Me veo obligada a decir que la portavoz celestial suele ser Cristina Serrano Baixauli*]
Y para una vez que Cristina quería ponerme más al día con los papeles, mi correo no recibe NADA de lo que le pedimos a la coordinadora de Londres. En fin... supongo que ya diré aquí si estoy alimentando o no una úlcera en vano.


PD: De esto sacáis que no me merezco la amistad de Cristina ¿Verdad? Yo también.

3 comentarios:

Carlos Javier Eguren Hernández dijo...

Vete a Hogwarts, que mola más -.-

Mucha suerte con el papeleo!

SemielfaMish dijo...

Ánimo, que salga bien >__<

Merak dijo...

Deja que Cristina decida, anda, hija. Claro que te vas a ir, recuerda que si no, el año que viene no te dejan entrar en tu casa :P. Venga, que ya te quedan menos papeleos!! Un beso!!!!