martes, 17 de mayo de 2011

Notas desde el pasado

Acabo de encontrar en una libreta que se me había caído detrás de la maleta la primera guía de capítulos de Old Glory que hice cuando se me ocurrió y nunca volví a encontrar entre tanto papel, así que tuve que recomponer de memoria como buenamente pude en un archivo de word. Sabía lo que iba a pasar, pero no recordaba con exactitud los nombres, y lo cierto es que en casi dos años (señor, como pasa el tiempo) las cosas para Susan y los demás han cambiado mucho.
La mayoría de los nombres de capítulos eran ridículos e hilarantes, si bien no plagados de topicazos western. No es que ahora no lo sean, pero espero por mi propio bien que un poco menos.
Y aún así... los títulos de la tercera parte me han llamado la atención, porque había menos capítulos, pero los títulos de cada capítulo eran más acertados que los que puse nuevos. Resumían mejor y ahora no sé si cambiarlos. De todos modos, echar un ojo al pasado de una historia que aún estoy sopesando (tan lentamente que me exaspera mi propia incapacidad sabiendo que en seis meses hace dos años liquidé Silverdust y la primera parte de Sangre y chocolate y ahora lleve dos años escribiendo principios de historias abortadas. Quizás he perdido algo que antes sabía, pero que ahora he relegado y mi mente se niega a trabajar en tales condiciones y para semejante escritorzuela con delirios de grandeza) es aterrador.
Ver los cambios, lo que pudieron ser y finalmente no son porque algún acontecimiento etéreo aún ha dado lugar a que se desarrollen de una manera distinta . Cómo han crecido todos conmigo... la verdad es que no sabría decir si es o no agradable esa mezcla de añoranza con cierto orgullo por la mejora y esa vergüenza propia que sientes extrañamente ajena porque en algún momento cierto hecho te pareciese una buena idea.
Y entre este descubrimiento fortuito y ciertas notas que deja caer Mignola en su prólogo del tomo recopilatorio de Hellboy que estoy leyendo sobre su libretita de ideas, me he animado a llevar siempre una conmigo para garabatear bocetos de dibujos que probablemente nunca llevaré a buen término, argumentos imposibles y fugaces frases salidas de labios de personajes que aún no han visto su nombre escrito por este teclado.
Necesito que vuelva mi productividad literaria desesperadamente, porque las ideas no dejan de amontonarse, pero no las dejo salir...

Quién sabe, quizás este verano Susan Walters regrese a Old Glory, como promete su prólogo...

4 comentarios:

Aprendiz de Asklepios dijo...

Lo de llevar una libretita puede ser una muy buena idea, así no se te escaparán las ideas, que a mi eso siempre me ha fastidiado mucho en las historias que hacía para rol.

A ver si es verdad que este verano llega por fin Susan a Old Glory (con o sin pokemon acompañandola) XD

Cosonezro dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Lawixian dijo...

Yo antes llevaba un cuaderno de dibujo a todas partes, y sempre que tenía que esperar dibujaba.
Pero como pasaba la mayor parte del tiempo en casa tampoco me servía de mucho.
Si, se loq ue se siente al ver algo de hace un par de años y no saber si reir o llorar xD
A mí me ocurre eso mismo con unso personajes que cree y suhistoria... va tan lento... que una se desespera D: y las ideas vienen salteadas a lo largo del tiempo... es irritante D:

Anteo dijo...

Me pasó lo mismo una vez con un cuento que encontré de 2º de la ESO que vi hace un tiempo, era un relato corto ambientado en la piratería xDD Es curioso, sí...

En fin, espero que este verano, una tarde que vuelva tras hartarme de ver guiris rebozados en crema solar y demás, me encuentre otro capi de Old Glory, o HF, lo que sea, pero algo!!