viernes, 3 de diciembre de 2010

"¡Nos vamos a Londres, Potter!

Pues sí, me han dado la beca, y lo primero que ha hecho Cristina es recitarme este trozo del fanfic de los merodeadores de Hogwarts.
El año que viene va a ser un año muuuuy ajetreado...



A todo esto, el balance de palabras que he escrito en esto días va algo así:
Old Glory: 3.305 (6 páginas del capítulo cuatro)
A clockwork fairytale (o así lo llamo en la carpeta, en español me da pereza): 1.867 ( 3 páginas y un cuarto)
No puedo ir a casi 1.000 páginas por día con ella, lo sé. Hoy me aplicaré.

1 comentario:

Merak dijo...

- ¡Nos vamos a Londres, Potter!

Sirius le despierta sentándose sobre su cama de un salto. James no levanta la cabeza de la almohada.

- Santo Dios, ¿qué hora es?

- ¡Hora de irnos a Londres, Potter!

Le empuja, le quita las sábanas, le saca la almohada de debajo de la cabeza.

- ¿Es que has bebido loción anti-pulgas?

- ¡No! Pero, ¿sabes dónde puedo comprarla? ¡En Londres, Potter!

El entusiasmo de Sirius puede ser devastador. Su energía es una plaga bíblica.

- ¿Por qué no me dejas cinco minutos más?

- ¡Porque esto no es Londres, Potter!

Al final se levanta. Protestando.

- Harás que acabe odiando ese nombre.

- ¿Qué nombre? ¿Potter?

- Londres.

- Tío, no digas eso. Londres podría ofenderse.

- ¿Y qué va a hacer? ¿No estar allí cuando lleguemos?

- ¡No le des ideas!

Salen en la moto de Sirius. Entre advertencias de su madre y avisos de su padre para que vayan con cuidado y vuelvan de una pieza.

- ¡¡¡¡¡¡¡¡Londres!!!!!!!!! – chilla Sirius cuando arrancan la moto.

Tal y como la Diosa Irati lo escribió :).

Te lo vas a pasar genial, muchacha. Enhorabuena!