domingo, 31 de octubre de 2010

Clases de cocina


Mamá: Bueno, Marta, vamos a cocinar... primero se echa la cebolla (echa la cebolla), el ajo y el aceite (Chorro de aceite descomunal). Creo que me he pasado un poco, bueno, no pasa nada, si sale aceitoso ya sabes porque es... ahora el tomate y la sal (mucha sal). Y luego la carne... Uhm... hay mucha, seguro que si no la echo ahora se pone mala... ¡pues toda! (Coge carne a dos manos y la echa en la sartén, que la pobre no da más de sí). Quizás esto es un poco... demasiado... (Me mira, mira la sartén, el bote de tomate, se encoge de hombros y le echa el tomate que queda por encima) ¿Has cogido las medidas?
Marta: ¿Lo que me salga del alma?
Mamá: Exactamente. Lo que te salga del alma de tomate, lo que te salga del alma de carne y así con todo.

Confiemos lo que salga a la musa de la cocina...


**Anécdota porque sí**

Mamá (Conduciendo y hablando de temas tristes de camino de vuelta hasta Lanjarón): Bueno, cambiemos de tema... Mira el Don José ¿Cuanto nos darían por una noche trabajando allí?

Sí, el Don José es un burdel...

Mi madre no puede ser más caótica, pero aún así la quiero...

4 comentarios:

Aprendiz de Asklepios dijo...

Las anecdotas de tu vida familiar dan un toque distinguido a tu blog.
Mis felicitaciones XD

Merak dijo...

Tu madre es maravillosa y todos la adoramos. Por cierto, tienes que hacer lasaña conmigo, que yo aún no sé. Aunque ya sé hacer cocido. Y mañana haré paella, mi madre me la va a guardar en una fiambrera para que me la lleve ^^. A ver qué tal me sale!

Kang dijo...

Tu madre es la caña xDDD. Sigue contando anécdotas de ella.

PD (consejo): pon la etiqueta de "caótica buena" a estas entradas xDDD

ampa dijo...

tu madre es la ostia!!!!!! y encima tu lo cuentas de esa manera......
muy bueno!!!!!