domingo, 29 de agosto de 2010

La seguidora misteriosa

Hoy me he dado cuenta de que tengo una seguidora (creo que es una chica) que no había visto antes y que creo que no conozco en el blog. Me ha hecho ilusión. A alguien le interesa las tonterías que digo sin conocerme y estar acechando a ver si le menciono.
Tiene que ser una persona maravillosa.
Sí, soy una pelota.
Y sí, estudiar es de lo más aburrido. Mi hora de messenger se ha reducido a "La hora de cuando el chat de tuenti tira a veces...".
Ya veis. Otra vez. No me libro de ese parásito de red social ¬¬
Por cierto... acabo de darme cuenta de que la etiqueta "The horror" la uso para estudios y exámenes... que positiva soy... y como me afecta Apocalypse Now... debería haberme traído el DVD.

En fin, vuelvo al tajo, que Sainte-Beuve, el de la teoría bieográfica me espera. Es como un periodista del corazón, pero del siglo XIX, metiéndose en la vida de los escritores y censurándolos por ser yonkis o puteros (que en esa época se hinchaban). Me lo imagino con la cara del gay de tomate ese. Que mal me cae Sainte-Beuve.

sábado, 28 de agosto de 2010

Maldito Freud

(Imagen de Ciel porque sí)

Los cambios me vuelven rara. El verano también. Junta los dos y ya es el acabose.
Además, estoy cansada, pero no me quiero dormir, quiero aprovechar los últimos retazos de casa que voy a tener en verano. Que luego volveré, ya, pero no será lo mismo, porque ya sabré que mis vacaciones han terminado y que empieza otro curso en el que creeré que he madurado, pero en realidad seré la misma niñata, volveré a cometer los mismos errores y diré las mismas gilipolleces que siempre, sólo que ya se me habrán olvidado de un año para otro. Siempre he tenido una memoria nefasta.
Y volveré a sonreír y decir que no pasa nada, a ser amable con gente que no lo merece o que en realidad debería saber que estoy enfadada. Siempre he pensado que tengo un síndrome de Tourette invertido. Cuando hacen mal el menú 50 veces y no terminan nunca de aclararse, y encima me echan la culpa a mí por tardar, voy y me disculpo, aunque algo en mi interior se esté cagando en la generación futura de todos ellos.
Cuando me llaman para trabajar mientras mi prima Kender se toca el alma a dos manos, voy. Y si me quejo, encima soy una maleducada. Y no corre la sangre.
¿Qué clase de persona maligna soy? Parezco un Gremlim bien educado y estreñido.
Y la represión es mala. El enfermo de Freud, al que estoy estudiando ahora, lo dijo. Y puede que también dijese que las mujeres compensamos el pene que envidiamos con un hijo que en verdad deseamos recibir de nuestro padre, pero todos tenemos deslices. Algunos más aberrantes que otros.
El caso es que eso dice el gilipollas este, con todo mi respeto inexistente para los psicoanalistas.
Creo que nunca superaré mi envidia del pene. Eso de los hijos me da como grima. En serio, lo he dicho más veces, pero...¿¡¿ES QUE NADIE VE LA SIMILITUD CON ALIEN?!?

En fin... todo esto para decir que me voy. Y que hay gente a la que no he visto para decirle adiós (Nando, where are you? (Se imagina a Nando con un traje de Wally) y no sólo él, frikys del starcraft y la mala vida en general, desentendidos de vuestra pobre villana).
Porque una tiene que conseguir beca para que papá siga nadando en la abundancia y en iPhones.
Con el glamour que tienen los viejos teléfonos ladrillo que sirve además como arma arrojadiza antivioladores, si acaso mi daga que saqué de la feria medieval y llevo en el bolso no los disuade.

Con un poco de suerte, este año empezaré algo mejor. Aunque en algunos aspectos, es aterradoramente parecido al anterior. Tendré que esforzarme por ser peor persona esta vez ¡Que siendo caótica maligna, pero portándose como un ente benigno, una no se come un torrao! (entiéndase por no tener éxito en general, porque últimamente me muevo por los límites de una anodina y perfecta asexualidad)
Trataré de conectarme una hora al día. Nada más. Así os tendré frente al ordenador las 24 horas, desasegandoos el sosiego pensando en que mi magnífica presencia se os pueda pasar desapercibida.

Me levantaré (temprano... es lo que tiene Cristina (Valencia), que madruga y hace madrugar). Desayunaré. Iré a la biblio a estudiar. Volveré. Comeré (fruta, con el calor no tengo mucha hambre). Iré a estudiar otra vez. Volveré. Cenaré Ramen u otra porquería rápida. Veré una serie gayer o Kuroshitsuji II, valga la redundancia. Dormiré. Y el ciclo comenzará. Sin Richard, sin Lance, sin Louis. Sólo Freud y yo. Y Chomsky, para el menage a trois. Con la flama del averno Granadina.
Es el infierno.

PD: ¡Mandadme mails! A quien no me mande uno... 7 años de mala suerte y el fantasma de Conchita Brugales le perseguirá para sentarse al borde de su cama a las tres de la mañana.

PD2: David, te las verás conmigo. No puedo dejar de escuchar Radiohead. Y no sé si era peor Yann Tiersen o esto. Deprimen más o menos lo mismo.

viernes, 20 de agosto de 2010

Porquerías varias




Pues nada, aquí, redibujando algunos bocetos antiguos de Silverdust. Aquí tengo a Angelique... es la postura original que tenía, lo que pasa es que con el vestido largo tenía más sentido que se lo recogiese...aquí le he tenido que poner un forro debajo para que no quedase muy porno...tenía que haber caído antes, pero eran las 6 de la mañana y no carburo bien...
De todos modos, está bastante más guapa así que antes. La sangre es un spoiler como un castillo, pero bueno.


Sale torcido y borroso porque mi prima no quería quitarse del ordenador para dejarme escanear a mí.
La versión de este dibujo, la del 2007 estaba hecha con bolis y en clase de Lenugua, dando morfología. Me encantaba. Les he cambiado algo la ropa y las expresiones. Son Louis (en el centro), Angelique y Christian. Este individuo es con diferencia el personaje que más se me parece. Es un torpe a nivel social y da una impresión opuesta a cómo es en realidad. Además de que cuando se propone algo, acaba haciendo lo contrario. Definitivamente, un desastre de personaje. La empatía me lleva a tenerle tanta ternura. Y Louis... Louis con esa cara de chica que me trae no puede ocultar sus buenas intenciones siempre.

Estaba pensando en escribirle una novela infantil a mi prima Natalia, de seis años. Si cuajase el proyecto, Elliot podría ser el protagonista. Él, sus harapos y con los gatos detestándole. Es raro esto último, pero sí. Tengo un personaje que no le gustan los gatos, ni a ellos él.


Fan-Service para David...adoro sus ideas para los dibujos...me salen cosas raras. El siguiente será Morgan+Nathan...a ver que se me ocurre.
Al menos, Nathan estará más receptivo que Susan, con su cara de "No-me-toques-pervertido"...
No sé, siempre me los imagino hablando en inglés... seguramente porque de existir es lo que hablarían... que genio soy a veces...



Pues nada. Actualizando con porquerías. A ver si algún día me animo a algo más interesante que esto.