miércoles, 2 de junio de 2010

Lo que pasa cuando no duermo bien

Bueno, esta mañana estaba yo un poco tocada. El calor y cierta persona madrugando no me dejaron dormir...
Así que cuando mi alarma de Toki, de Underwater friends ha sonado, me he levantado, me he sentao al borde de la litera y he empezadoa cantar con voz chillona, mientras meneaba la cabeza de un lado a otro espasmódicamente, con el ritmo "Underwater, underwater, underwater FRIENDS!!". Ahí ya empiezo a darme cuenta de que la falta de sueño se me subió a la cabeza, y cuando duermo poco, soy como una ardilla hiperactiva. El hombrecillo en la cabeza de todos que nos dice "No, eso no se dice porque es una gilipollez como un castillo" o "Estás a punto de meter la pata" se echa una siesta por mi y me deja al mando. Cosa que es mala, o al menos, visto los resultados... mi mente descarrila mucho.
Sin contar que después de un diálogo con Sheila y Cris y la frase "Hay que jugar con ella" (no quereis saber el contexto... ) he acabado imaginándome a Cristina lanzándole a un pene gigante con un guante en el extremo una bola de béisbol mientras decía con una sonrisa "¡Cógela, pequeño Timmy!"...
Y a Sheila le he dado una tarde con dos o tres episodios de V que no está en los escritos porque se me ha metido entre ceja y ceja que los marcianos quieren comenos, y cada cinco minutos yo tenía que saltar con "¡¡Y ahora se lo comerán!!".
No se los comieron.
¿Por qué nunca se los comen?
Al menos al protagonista adolescente insoportable. Que crío más TONTO.
Lo que nos lleva a que hay un cura que asombrosamente me cae bien en la serie. Va a durar menos en el sacerdocio que Stephen Hawking en monopatín y cuesta abajo...
Probablemente por tres factores fundamentales:
1. Si ha dicho algo de Dios, yo lo he ignorado olimpicamente mientras vigilaba que los marcianos no se comiesen a nadie o formulaba insufribles hipótesis sobre ello.
2. Se llamaba Jack. Jack a parte de ser mi nombre de chico favorito fue el primer nombre de personaje inventado por mí del que soy consciente.
3. Encima es rubio. Después de gatos llamados Jack, pasé a chicos rubios llamados Jack en mis historias de adolescente de la ESO. Probablemente por mi enamoramiento tonto e infantil de Lucas (un inglés/argentino), que resultó ser gay. Puede que esto también explique lo del shonen ai... Uhm, tendré que investigarlo.
Y tras mi pequeño fetiche literario... pasemos a lo que es algo más preocupante. He visto a un chico que se parecía a Louis, un personaje mio... Y lo he seguido por la calle. Pobre crío inocente, sin saber que una escritora perturbada le seguía de cerca para ver si tenía la cara de su personaje...
Pero el chiquillo huyó al llegar al desvío hacia mi residencia y me pareció un poco desequilibrado llegar hasta cartuja siguiéndole el rastro, así que me retiré. A ver si al fin duermo algo, que como tenga otra noche de insomnio, no sé como desvariaré mañana...

No hay comentarios: