jueves, 29 de abril de 2010

Anécdotas nocturnas [Acabo de acordarme]

Ayer llegué tarde de nuevo, a las doce y media o así... Julia ya estaba acostada. Confiada tal y como estaba yo en que estaría durmiendo, me apresuré a abrir el balcón, porque dentro de la habitación hacía un calor espantoso, y trepar a la litera...
Pues bien, se produjo la conversación siguiente cuando llegué a lo alto y me agazapé (no hay otra palabra para definir como duermo yo cuando me encuentro a mis anchas):
Julia:Marta...
Yo: ¿Sí?
Julia: ¿Está el balcón abierto?
Yo: Sí, hacía calor ¿Por?
Julia: Nos vamos a resfriar.
Yo: No creo que nos resfriemos... además, aún duermes con el edredón y las mantas, si tienes frío te tapas.
Julia: ... Es que además... con el balcón abierto, hay borrachos.
Yo: Bueno, con el balcón cerrado también los hay.
Julia: ¿Y si nos tiran cosas?
Yo: No creo que los borrachos se dediquen a lanzarnos cosas por el balcón. Esas cosas no me han pasado nunca.
Julia: ¿Pero y si pasa hoy qué?
Yo: Sí, hoy tiene pinta de ser la noche en que un borracho lanzará un cóctel molotov contra nuestro balcón...
Julia: En mi pueblo me tiran cubitos...
Yo: (Eso es porque saben que tú vives ahí seguramente...) Sí, como quieras, duérmete mientras esperas la muerte entonces...

PD: No, no nos tiró ningún borracho nada, por si os interesa...

No hay comentarios: